LA LUCHA CONTRA LA OBESIDAD MARCÓ LA VIDA DE TERRI SCHIAVO

Terri Schiavo, cuyo caso suscitó en Estados Unidos un enardecido debate sobre la eutanasia, murió tras haber pasado parte de su vida combatiendo el sobrepeso con estrictas dietas que ocasionaron su colapso en 1990.

Theresa Marie Schindler, su nombre de soltera, nació un 3 de diciembre de 1963 en Levittown (Pensilvania) y en su adolescencia, cuando estuvo obsesionada con la obesidad, llegó a pesar cerca de noventa kilos, pero logró bajar hasta 65 kilos.

Schiavo de 1,60 metros de altura, libraba una constante lucha para mantenerse delgada, situación muy estresante para una adolescente.

Esos esfuerzos dietéticos permitieron a Schiavo transformarse en una joven atractiva que conoció en 1982 a Michael Schiavo, en Bucks County Community College, donde ambos estudiaban.
El matrimonio comenzó a confrontar problemas para tener hijos y Terri, que en esa época pesaba 49 kilos, consultó con un médico especializado en fertilidad.

La mujer supuestamente desarrolló un desorden alimenticio al ingerir sólo líquidos durante ciertos periodos de tiempo y a vomitar voluntariamente tras consumir alimentos sólidos.

En febrero de 1990, Michael halló a su esposa tendida en el suelo del apartamento sin respirar y la trasladó de urgencia a un hospital donde los médicos determinaron que sufrió una deficiencia de potasio que paró momentáneamente su corazón y le causó daños cerebrales.

Durante el juicio sobre mala práctica médica entablado por el matrimonio, a pesar del estado de la esposa, Michael dijo que Terri tenía peculiares patrones alimenticios, pero desconocía que pudieran representar un peligro para su salud.

Durante ocho años, Michael y sus suegros cuidaron a la mujer, él incluso se graduó de enfermero y terapeuta de respiración.

Michael la llevó a California para que recibiera un tratamiento médico, pero en 1998, cuando varios galenos dijeron que su esposa tenía un daño irreversible, tomó la determinación de cumplir con el deseo que ella le manifestó de no mantenerla con vida artificial.

Schiavo estuvo quince años en estado vegetativo después de sufrir un daño cerebral permanente en 1990 tras un ataque cardiaco causado por una súbita bajada de potasio en su organismo, debido supuestamente a una estricta dieta para adelgazar.

Un deseo que Terri no dejó por escrito y los Schindler sostuvieron que su hija jamás había expresado que la dejaran morir por inanición, por lo que emprendieron una dura batalla judicial contra su yerno.

Desde ese momento, el caso de Terri Schiavo se transformó en el centro de un enardecido debate nacional sobre el derecho a vivir o a morir, que movilizó a políticos, religiosos y activistas a favor o en contra de la eutanasia, hasta que los tribunales decidieron desconectar a la mujer de su alimentación artificial, rechazando los continuos recursos de los Schindler.

Desde el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, hasta el Vaticano salieron en defensa de Terri Schiavo para evitar que su vida se apagara lentamente por inanición.


Fuente: NUTRAR, EFE
Resumido por la redacción de Nutriguía - 4/04/05

 

® 2007 Saludablemente - Todos los derechos reservados - saludablemente@montevideo.com.uy